ORTOPEDIA

Y de repente, se les cruza la idea de la soledad, del secano del alma, y necesitan a vida o muerte que otra vida les recuerde que ellos también lo están. Necesitan oír los sonidos de su propia lengua, el calor y el olor de la piel sin pelo de otros mamíferos. Necesitan verse reflejados en otros ojos, convertidos en imagen de otro ser. Y ese fenómeno urgente explicaría por qué algunos se despeñan por el monte, se golpean contra los quitamiedos de las autovías, se desecan de llanto en muchas fiestas, entran en coma etílico de sopetón…

El fenómeno es repentino, violento y vergonzante. ¿Cómo pedir en un vagón de Metro que alguien te abrace porque se te caen las almas de los bolsillos? ¿A quién acercarse a solicitar aliento entre copas derramadas y buscadores y buscadoras  de más enjundia? ¿A dónde mirar?        

A veces, con las prisas, se confunde el fenómeno de marras con el amor eterno, el ratito de olor antiguo con el amigo inmenso, la pura tirita del alma con una empresa de ortopedia. ¡Y ahí la fastidiamos!

Es un momento: abrázame, como si fuera esta la primera y la última vez, como diría el cantar. Y luego, una vez pasado el mal rato, solucionado el problema del espíritu, adiós muy buenas, que paz lleves como descanso dejas. Gracias por ayudarme a recordar. Que tengas la misma suerte, cuidado con la maleta, que ya pesa.

Es muy difícil superar este nivel de juego. Hay pájaros con alas de cristal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s