IN DUBIO…, PRO MEO REO

O sea, en dudando, a favor del mío, que del otro ya se ocupará quien sea.

En estos dos últimos días, las calles, las tertulias, los bares, los transportes públicos y las salas de espera de los ambulatorios claman ante la injusticia de la Justicia, ante lo increíble de las decisiones judiciales, ante el horror de ver cómo quedan libres unos y otros. Lo curioso, en muchas ocasiones, es que los mismos que piden que se endurezcan las penas de los asesinos y se han empeñado desde hace años en que se vengue la muerte y desaparición de sus hijos, saliendo aquí y allá, organizando manifestaciones y concentraciones sin cuento…, los mismos desgraciados padres y familiares que sufren en sus carnes la dulzura de la justicia para con los delincuentes, se sientan al lado y coinciden con la sensibilidad de otros reos que han salido libres igualmente, por un quítame allá esas pajas de un amor ilícito entre el político y el estafador de altos vuelos. La justicia, la misma justicia, que es mala conmigo porque no condena a mi enemigo, es buena porque libera a mi amigo, a meo reo. Y así nos va.

El relativismo de algunos españolitos se ha convertido en un vicio y una adicción a la inmadurez, a la estupidez y a la intolerancia. Los mismos que se quejan ahora de ellos, los votaron ayer. Los mismos que ven mal que la justicia deba encontrar las pruebas para condenar, ven divinamente que, por las mismas razones, no condene. Dependiendo del reo, de mi reo. Si es de mi partido o de mi vecindad, olé el juez que lo deja libre, pero si me ha hecho pupa, maldita la justicia que no castiga lo que es obvio, aunque no tenga pruebas. Lo de en la duda, a favor del reo, reza cuando me da la gana, como buen españolito. Y a los demás, que les den. Los señores políticos nos dan diariamente ejemplo de esta duplicidad moral y lingüística sin sentir el más leve rubor ni vergüenza: los míos son inocentes, tus reos, culpables, sin duda alguna. Gente he visto yo, en el colmo de la idiotez, defendiendo a capa y espada a cierta familia de chocolate y pelota, camada donde las haya, que lleva estafando a los españoles desde hace un montón de años, y es que parece que nos gusta que nos roben, que adoramos a los ladrones, claro, siempre y cuando no seamos nosotros las víctimas, porque en ese caso, hay que fusilarlos sin previo juicio, como poco. El mismo energúmeno que defiende al estafador chocolatero y mielero, defiende a un terrorista de ETA y se queda tan pancho. La misma señora que exige respeto por la democracia, cuando no le conviene, se queja de haber perdido la votación por un solo voto y exige que se repita. La misma anciana que clama contra los molestos adolescentes que juegan al fútbol en la calle, cruza la calzada por dónde quiere, sin mirar e increpando a los coches que hacen malabarismos para no llevársela plantada en el parabrisas.

¿Qué nos puede extrañar en un país donde la mayoría quiso creer durante años que con el sueldo y la preparación de un peón de albañil se podía convertir uno en promotor inmobiliario y multimillonario, con chalet de lujo y varios coches de importación, así, por la patilla y con todo el derecho, a base de pedir préstamos que los bancos concedían con la misma alegría? ¿Qué nos vamos a asombrar ahora de nada si la gente más preparada y con más responsabilidad es tachada de vaga o está en el paro desde hace tiempo? ¿Qué puede extrañarnos si nos gusta más un chulo en escorzo que chupar un lápiz?

Ahora, que nos vamos a quedar sin servicios públicos, lo mismo nos damos cuenta de que deberíamos haberlos defendido y valorado mucho más, en lugar de querer ser archiduques de la borgoña con pamela de cuatro nudos y sin saber leer. Españolito que vienes…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s