QUITT.

El frío saludó el final de Quitt sobre el escenario con el más cruel y triste de los homenajes: el de los aplausos tímidos, lentos, entrecortados y solitarios.                                              

El público sentía frío por lo que acababa de ver y escuchar. Indiferencia y ganas de irse. Esa es la verdad.

Pero en este caso, el público de ayer, viernes, de un teatro de los que pagamos entre todos, de la noche fría  de Madrid, fue, probablemente, injusto, egoísta, cobarde.

No se lo merecían. El texto, magnífico, de Handke, pero difícil, denso, necesitado de un revisión mental continua mientras se pare delante de nosotros, quizá fue la pólvora que convirtió una puesta en escena, para mí impecable, una interpretación magnífica, una entrega valiente, en un calvario de incomprensión para las manos poco generosas que aguardaban a que bajase el telón. Tal vez habían ido a ver otra cosa. Quizá era demasiada larga la obra y demasiado frecuente la corriente que se presentaba, sin avisar, por ambos lados del patio de butacas. Quizá no habían tomado café antes de entrar…

Pero nada de eso justifica que no se agradeciese debidamente el esfuerzo enorme de todos los actores y actrices, geniales todos, en su punto de cocción, manteniendo la fantasía incluso en sus paseo por el patio de butacas, creíbles, ni demasiado pasados ni pasados por agua: al dente de la pasta.

No puedo arrancar la espina que me pareció ver crecer en sus sonrisas forzadas cuando, obligatoriamente, salieron a saludar. Yo vi otro Quitt, el Quitt que mereció hace tiempo el elogio general, el Quitt que hay que paladear despacio, volviendo una y otra vez, el Quitt lleno de guiños caústicos, de golpes de humor finos como alfileres de beata, de preguntas sin respuesta, de absurdos dolorosos, de cuestiones irresolubles, profético y poético, de terrible crueldad. Un Quitt  alimentado por la sangre y la garganta de un grupo de profesionales exquisitos, guiados por una enorme mano llena de sabiduria. Humildemente, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s