LA LOBA

No vi rastro de semejante animal en el escenario. A pesar de repetir hasta la saciedad la calidad y la entrega innegable de nuestros actores, ayer, la mujer que durante una época entera llenó los escenarios, los acontecimientos culturales y las noticias de escándalo por innovadora, era una anciana sin fuerzas ya,  con una mueca perpetua en el rostro y, a veces me pareció, tremendamente cansada.  Las imágenes de Bette Davis en el papel de Regina casi me hacían daño. Esa loba melodramática, malvada, cruel, sucia, obsesionada , sigue viva en el celuloide, pero no la vi ayer, sobre las tablas del María Guerrero.

Nuria Espert, de quien confieso no haber sido nunca admiradora porque percibo en ella, y será mi imaginación, un halo de engolamiento, de ensimismamiento artificial,  buscado, ha sido, y eso no se puede negar, una gran actriz, una figura grande, puntiaguda, de nuestra cultura.

Sin embargo, no ha habido nadie a su alrededor que le aconsejara quedarse en las sombras de su propia calidad y su propio trabajo y no tirarse a una piscina llena de tiburones que la miraban escrutando sus rostro, su cuerpo y su voz, buscando el cuerpo, la voz y la fuerza de la mujer que conocieron. La loba se comió a Nuria y lo digo con pena infinita. No hubiera querido asistir a ese acto de canibalismo en mi vida.

No hubo “bravos”, nadie se puso en pie, incluso algún señor, sin educación, se levantó y se marchó antes de que los actores salieran a saludar.

Los demás, estupendos , sobre todo Víctor Valverde, con su voz de chocolate caliente, sus maneras controladas y eficaces y su porte de siempre, fueron arrastrados por el cansancio de una loba malherida, apagaron su brillo y su fuerza para no oscurecer el halo de la primera dama. Y la loba se diluyó entre elegantes vestidos, brillantes diálogos, mensajes eternos y muy poca pasión. El dramón con mensaje socioeconómico bajó el telón. Me pareció que nadie, ni arriba ni abajo, se lo había creído.

No sé cuáles han sido los motivos de esta especie de despedida. Nuria Espert no lo necesita. Nadie puede negarle el trabajo y la entrega de toda una vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s