TÁNTALO’S SISTER

Ahora mismo, aunque no podáis creerlo, estoy sentada en un sillón de oficina desde el que no llego a la mesa a pesar de que anoche lo dejé a mi medida, por tanto, tengo que volverlo a subir.

Una vez subido, tendré que hacer lo mismo con el sonido del ordenador que alguien ha silenciado, a pesar de que anoche yo lo dejé al volumen que suelo utilizar.

Quizá dentro de unos minutos pueda escribir cómodamente, sin embargo, antes tendré que cerrar el Ad-aware, programa que he dejado trabajando antes de irme a comer y como alguien ha cambiado de cuenta sin avisar, se ha quedado abierto durante horas.

         Y estoy sentada ante el PC porque he intentado ver una película, eligiéndola de entre los DVD que yo misma ordené, limpié y titulé hace unos días, pero me las he encontrado todas desordenadas, fuera de las carátulas y algunas, perdidas: se me han quitado las ganas de ver ninguna “peli”..

Tampoco pude ayer hacer flanes en las flaneras, porque dos de ellas han desaparecido, como el termómetro de la terraza, un cuchillo y un vaso en los últimos días.

 Alguien se ha quejado porque le he pedido que quite el cable de cargador de su móvil de una regleta que he colocado en el estudio para enchufar estufas y teléfonos. Otros se molestan también porque pregunto dónde están el paño y el spray de limpiar el polvo: se los ha tragado la tierra.

Claro que antes de seguir, he tenido que ordenar el sofá que me dejé recogido esta mañana antes de salir, pero ha pasado un ciclón y ha desmontado cojines y cubiertas como en una plaga bíblica.

         A veces tengo que salir chorreando de la ducha porque alguien me ha cogido el champú, incluso porque me parece que ha entrado un ladrón al encontrarme en pleno invierno las ventanas de mi dormitorio abiertas y las cortinas descorridas. El papel higiénico desaparece cuando alguien entra en mi baño y aparecen, al mismo tiempo, extraños churretones en la taza del wáter. Alguien olvida tirar de la cadena.

Me siento como la hermana clónica de Tántalo. Luego, se quejan de que tántalo va el cántaro a la fuente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s