TONTOS DE AMOR

Tengo un conocido a quien su esposa de siglos ha pedido el divorcio hace pocos meses.  Está derrumbado, aturdido. No es capaz de aceptar la nueva situación y se obsesiona intentando comprender por qué le ha ocurrido semejante cosa. Es natural.

Los amigos intentan ayudarlo  dándole ánimos, que poco más se puede hacer, y pasándole tarjetas de psicoanalistas, psicólogos y coach, ¡fíjese usted!, que le ayuden a digerir este amargo trago que tiene atravesado en el gañote y le va ahogando poco a poco, de manera que ha dejado de afeitarse, de colocarse la corbata, de limpiarse los zapatos y hasta de comer.

Cuando me lo encontré uno de estos días, lo vi tan desmejorado que me produjo una tremenda compasión. Sin embargo, no acababa yo de entenderlo. Su esposa es una mujer bastante común, responsable y trabajadora, que siempre lo ha ayudado y que ha cuidado de los hijos, de la casa y de él como una madre amantísima o una gobernanta magnífica. Ni sombra de amantes, ludopatías, alcoholismo o cleptomanías mil.

Él parece un buen hombre, amable y simpático con todos, cordial, es decir, común también. Cierto es que discutían, a veces por bobadas, pero eso ocurre en las mejores familias. Le he preguntado  por qué se habían separado y el hombre, angustiado, me ha respondido con los ojos encharcados de lágrimas. “¡Eso querría yo saber!”. Se ve que la quería mucho. Y eso es exactamente lo que ha dicho a continuación, que la quería mucho. Ha venido después lo de siempre, no sé qué voy a hacer, no sé vivir sin ella, no puedo dormir ni comer, haría lo que fuera por arreglarlo

¡Pobre hombre! Daba una tremenda pena verlo tan abatido y frágil. Le he preguntado luego, intentando calmarlo, si le había explicado por qué lo abandonaba.  Y sí, se lo ha dicho, pero él no lo ha entendido y me he enseñado un papel que llevaba en el bolsillo de la chaqueta sin planchar:  Esta vez, y sin ánimo específico alguno, te envío un comentario que está en la red desde hace muchos años y que yo ya conocía, además de otros parecidos. Es muy interesante porque describe mi relación contigo casi desde el principio. Sé que no lo haces a propósito, pero tu perfil es, para mí, exactamente el que se describe a continuación, lo que no significa maldad o culpabilidad, sino que no soy la persona apropiada para estar contigo porque me doy cuenta cada minuto de lo que haces y de los motivos íntimos de tu actitud y me aguanto hasta que ya no puedo más, mientras tú, como es lógico, permaneces ajeno a todo este proceso y te limitas a defenderte cuando yo acabo por sacar las uñas.
La actitud continua de huir del fracaso, de no aceptar las críticas, de pretender siempre ser el mejor o el que tiene razón, de fiscalizar y enjuiciar a todos los que te rodean, etc., es algo enfermizo y no natural, además de inmaduro.
Sé que no te interesa en absoluto lo que te escribo, pero a mí me sirve de consuelo moral: no puedes decir que no te he explicado claramente lo que pienso, no puedes decir que nunca te he dado razones de mis actos y mis palabras. Si tú no quieres, o no puedes,  entenderlas, analizarlas o asimilarlas y te defiendes de ellas con todas tus fuerzas porque
las consideras un ataque, es algo de lo que tú habrás de responder, yo, no. Hay cientos de páginas enviadas por mí en las que intento hacerte entender que nuestra relación no es la deseable en una pareja. Hace años que intento explicarte cómo me siento y jamás te ha importado realmente: das por hecho que son tonterías y locuras mías y que no pasarán de ahí.

Y ha añadido luego, como explicando el absurdo: “Tonterías, siempre estaba quejándose por tonterías”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s