LOMCE Y PEDAGOGÍA CRISTIANA

Muy curiosa su pedagogía, se mire por donde se mire, igual que casi todo lo que rodea al cristianismo español.

Empeñados en hacer proselitismo, no lo hacen por calles o  portales como algunas otras sectas, protestantes, sino a lo grande: a costa del erario público y con el apoyo de las instituciones.

Hace muchísimos años, desde que murió el amigo Paco, consiguieron mantenerse firmes en sus puestos, por encima del socialismo descafeinado, no solo con los privilegios sociales y económicos que tenían, sino con los políticos y los ideológicos: se instalaron en los centros de enseñanza públicos señores y señoras, supuestamente buenos cristianos y seguramente teólogos, que cobraban como todos los profesores, pero que no tenían que pasar por ninguna oposición ni soportar concursos de traslados, siglos en expectativa ni destino a kilómetros de su vivienda habitual. El señor obispo correspondiente los elegía, a saber con qué criterio justo y democrático muy cristiano, y los empaquetaba para el instituto de enseñanza de al lado de sus casas, donde se dedicaban a evangelizar a todo bicho viviente a través de sobresalientes generales, ayudas extraescolares y comidas gratuitas de hermandad, todo en el horario escolar y cobrando del erario público. Se trataba de tener clientes como fuera, es decir alumnos, para no perder la plaza que tan cómodamente se habían ganado, mientras el resto de funcionarios docentes, los vagos profesores que se habían ganado su puesto a costa de esfuerzos, cursillos, oposiciones y competencia, les veían pastar plácidamente, participar en claustros, opinar y cobrar sin tener compromiso alguno con calificaciones, medias escolares o reclamaciones de padres y alumnos,  rodeados de un aura de santidad beatífica.

Poco a poco, a pesar de todo y a falta de una ley que consintiera ya el chantaje, han ido perdiendo alumnos y la inmensa mayoría no va a clase de religión, mucho menos en Bachillerato, donde es una opción para creyentes de los de antes.

Pero la LOMCE volverá a salvarlos de la extinción en la enseñanza pública y, al obligar ahora a todo el mundo a tragar con la religión o con  una optativa que impartirá un “profe” de los de siempre, con oposición, antigüedad, programación  e inspector dando siempre la murga, los chavales, que son vagos, pero no tontos, se tirarán de cabeza a estudiar religión, conscientes como todos, de que no tendrán que dar un palo al agua, el profesor aguantará lo que le echen con tal de tener clientes, les llevará a comer paella a la Casa de Campo y al Parque de Atracciones y nunca les suspenderá, aunque no vayan a clase ni distingan al santo Job de María Magdalena.

A mí, hace también muchos años, me dijeron que los cristianos se oponían a la creencia maquiavélica de que no importan los medios sino los fines. Claro que también me dijeron que creen estar en posesión de la verdad absoluta. Va a ser que estamos todos equivocados, menos ellos, claro, y el gobierno.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s