LAS OTRAS

Desde que le conocí, siempre hubo otras. Siempre había mujeres enganchadas en el bajo de mi falda, en el eco de su voz, en la pelusa de debajo de su mesilla de noche, en el portal de su casa, al otro lado del teléfono.

Siempre hubo otras, otras que pululaban a mi alrededor como Campanillas venenosas, como sombras diminutas que él escupía en mi cara para hacerme parpadear, para hacerme dudar, para mantenerme inerme, para demostrar su fuerza, para impedirme saber.

De otras eran sus recuerdos, siempre de otras, miles de otras con las que ya había recorrido aquel parque o había cenado en aquel restaurante. Era de otra aquel coche mal aparcado y de otra la casa a la que tenía que ir. Las cuentas corrientes, los secretos, el número de teléfono, la voz que se reía a mi costa, la que preguntaba, la familia que vigilaba, las fotos de la tienda de campaña, los relojes chapados en oro, las grabaciones, las confidencias… hasta las visitas a su primera casa fueron de otra. De otra eran los saludos en el chat y las llamadas a media noche, las charlas eróticas, las cajas de cartón con trastos, las multas de tráfico, las confidencias y las bromas, las miradas de complicidad, la casa en que vivía, el dinero que compraba sus regalos, los mensajes de móvil, las comidas a escondidas, las mentiras, los viajes de fin de semana, las apuestas al mus, el tiempo en que llegaba tarde, las noches en vela…, todo era de otras.

A mí solo me quedó el grito injustificable, el peso de la vida y de la muerte, el dolor, la pobreza, la soledad y el fracaso. Todo se lo llevaron las otras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s