EL PROTOCOLO DE SABINA

Maduros, ellos y ellas. Divorciados o separados con y sin hijos y solterones todavía activos, se mueven en el terreno manido de la ambigüedad ética y moral, liberados sexualmente, porque lo contrario no es moderno, son culturetas y hablan y se mueven como tales: exposiciones, teatro , la última en cine y la novelita de no sé quién y, como broma y detalle de contraste, también ven Gran hermano o Sálvame, guiñando un ojo porque son humanos y frívolos, a pesar de todo y lo reconocen humildemente.

Pilates y yoga, por supuesto, y senderismo. Si son creyentes, lo disimulan, y aparentan ser tolerantes con los que consideran cercanos: homosexuales elegantes y cultos, actores y pintores más o menos extraños, algún porreta romántico y nostálgico y la clase media y media alta, cultita y moderna en general. Son de Sabina en muchos casos y si alguien habla mal de él, enarcan las cejas y sonríen en un alarde de generoso perdón con el imbécil de turno. El protocolo se repite en todos los casos de comentarios incultos sobre sus iconos o iconitos, sus gustos y gustitos.  Ellos no tienen prejuicios, de boca, con nadie, pero se ocupan con exquisito cuidado de mantenerse lejos de quienes no concuerdan con su prudente y sabio comportamiento.

Sonrientes siempre y nada violentos, no dicen tacos y disimulan cuando algo les molesta, aplicando el protocolo de Sabina. Se mueven en los barrios del centro de las ciudades, pisoteando lo que era y todavía es núcleo de pobreza  como si fueran monumentos artísticos, pasando entre los emigrantes que venden de todo como pasan entre las farolas o el mobiliario urbano,  objetos pertenecientes a otra clase de genética. Visten de marca, pero sin ostentación, mezclando caro y barato en un deseo de disimular que la mayoría tiene bastante más dinero que la media y por mezclar lo moderno caro a lo bestia y lo vintage, que es lo que se lleva.

Sin embargo, son muy activos en ONGES y se van a lugares remotos a ayudar a los pobres niños de Angola, por poner un ejemplo,  durante sus vacaciones, ocultan como una vergüenza haberse operado de los pechos porque es una vulgaridad y demuestra una debilidad psicológica que no están dispuestos a admitir. No se tiran jamás un pedo y si se emborrachan, lo hacen en la intimidad. Usan el transporte urbano y reciclan, porque eso es lo que hay que hacer: salvar al planeta. Aunque sospecho que jamás han estudiado, sincera y cruelmente, cuál es la razón por lo que los que podrían decidir salvarlo, no lo hacen. Si alguien lo plantease delante de ellos, aplicarían el protocolo de Sabina una vez más.

Y yo me pregunto cómo es posible que vayan a ayudar a los niños de Angola cuando ni siquiera distinguen en su país a un emigrante chino de un turista japonés, cuando no conocen los rasgos ni las lenguas de los africanos de Lavapiés entre los que van a tomar copas fin de semana sí y fin de semana también. Y si alguien se lo hiciera ver, estoy segura de que aplicarían nuevamente el protocolo de Sabina.

Tampoco entiendo sus sonrisas burlescas y compasivas con los que no son ni visten como ellos. Ni entiendo su cuidado con el cuerpo, tan exagerado, cuando defienden lo natural (ecología, comida vegetariana, relajación budista…), con tanta constancia. Ni entiendo su intento de racionalizar todas las pasiones, como si enamorarse a lo loco o mear fuera de mal gusto. Niegan sus fracasos o sus penas como muñecos de plástico, todo armonía en un jardín de los Pin y Pon donde la culturita y la moderación, acompañadas de la burla compasiva y cierta soberbia de casta lo llenan todo.

Hay vida, pasión, sangre y muerte fuera del jardín de los cerezos en flor. Sospecho que muchos de ellos están disecados, o algo parecido. Lo peor es que a su lado no hay forma humana de sentir frío ni calor. ¡Qué pedazo de aburrimiento!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s