¡¡¡MAMÁ!!!

Podía tratarse de un tablao flamenco  de los de antes o de unos salones de bodas y eventos, que tanto da.

La pareja de maduros iba a pasar el gran día, la gran noche, haciendo submarinismo en una gran fiesta multitudinaria. Un suceso especial que tenían más que merecido. Ella, todavía guapa, taconeaba orgullosa y enjaezada como una yegua en la feria de abril, pero él caminaba a su lado callado y hermético, como si presintiera un drama.

Les sentaron, les pusieron las copas delante de la mesa, sobre el mantel blanco. Alrededor, la gente bailaba, cantaba, se reía, tiraba confetis, se ponía espumillón alrededor del cuello, se abrazaba. Ella todavía no se había dado cuenta de la situación y miraba todo aquello con la cara de un niño que ve de lejos el regalo de los Reyes Magos.

Le miró para compartir su alegría y algo, desde lo alto, le echó un jarro con cubitos de hielo sobre el escote, al ladito mismo del corazón. La cara de hastío de su pareja era de tal calibre, que creyó que veía mal por efectos del cava de garrafa que seguramente les hacían endosado. Pestañeó…, y volvió a ver la misma cara avinagrada e insustancial. Bloqueada por lo que veía, intentando despertar de un mal sueño, le preguntó si le pasaba algo.

Y no le pasaba nada, nada en absoluto. Él le había contado sus noches de juerga de años atrás, sus divertidas sesiones de whisky y música con sus amantes, sus instantes de morbo, sus risas… Pero ahora, aquella noche precisamente, no tenía ganas de divertirse. Precisamente aquella noche, todo aquello se la soplaba. No le apetecía bailar, le daba vergüenza, no tenía ganas de tomarse el cava ni le agradaba aquella gente alegre a su alrededor. No era su ambiente. No le apetecía. ¡Qué le iba a hacer!

Y a ella de repente le pareció que su vestido de fiesta era el de un payaso, que se le había corrido el rimmel y que era la más gorda de la fiesta. Se sintió tan ridícula y traicionada, tan dolida, que le dijo que se encontraba mal y le pidió que volvieran a casa. Los borrachos de la fiesta los miraban con asombro mientras desfilaban de nuevo camino de la salida.

Y  empezó a recordar otra fiesta, muchos años antes, otras gentes bailando y riendo y otra cara insensible y aburrida que gritaba en silencio su hastío por estar allí. Y recordó cómo aquel otro hombre también se había divertido antes, con otras mujeres, en otros sitios.

Y comprendió. Volvió a casa, se quitó la ropa de fiesta y se enfundó el delantal. El hombre la miraba ahora con una sonrisa de niño satisfecho, sentado en un taburete de la cocina. Mamá había vuelto a casa y era solo para él.

3 pensamientos en “¡¡¡MAMÁ!!!

  1. Llevo tres años alejada de esa historia…y poco a poco vuelvo a mí.
    Pero de nuevo al leer ésto, se despiertan sentimientos que tengo muy bien escondidos…aún cicatrizándose…
    Es muy difícil contar, porque “una mujer maltratada” sólo entiende de vacío…y siente segundo a segundo que todo lo que pueda contar o hacer sólo puede corresponderse a ese VACÍO.
    Es mejor estar callada, AÚN LUCHANDO DIARIAMENTE COMO LA PERSONA MÁS VALIENTE…ES MEJOR CALLAR!
    Encerrarte en tu cuerpo despellejado, porque nadie puede llegar a alcanzar TU CORAZÓN.
    Aún no sé localizar dónde se encontraba cuando yo conseguí huir del “piso del infierno”.
    Y después de todo, cuando todo acaba…NO SABES QUIÉN ERES, QUÉ ES LO QUE HACES EN ESTE LUGAR.
    Sólo sientes LIBERTAD, aunque quede UNA VIDA ENTERA POR RECONSTRUIR, eso NO IMPORTA.
    Una mujer maltratada CONFUNDIÓ EL CONCEPTO DE AMOR, EL CONCEPTO DE VIDA…
    El amor sólo puede vivirse en libertad…desde el RESPETO A TÍ MISMA Y A LOS DE ENFRENTE
    La vida sólo puede sentirse viviendo….MAÑANA EL CIELO NO SE ABRIRÁ SALVO QUE TÚ DECIDAS MIRARLO ASÍ!
    Un abrazo

    Me gusta

      • Ahora estoy empezando…empezando a hablar igual que un niño que empieza a caminar
        sin importarme lo que el de enfrente pueda pensar o juzgar.
        Porque “tus pies son igual de DIGNOS que los de la persona de enfrente”
        Igualmente ofrezco ayuda a toda persona que no tenga muy claro cuál es la diferencia entre un cuchillo y una sonrisa”
        A cambio de “eso”…se me ha regalado “mucha claridad”
        abrazos…

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s