DE NUEVO, ASTURIAS.

Tan inconfundible como siempre, tan cambiante, tan misteriosa. Comida de bares y mesones como un acné juvenil que no se cura, generosa de comilonas para los que llegamos de fuera, incapaces de engullir un cachopo ni con ayuda del vecino, se derrama en culines de sidra, en montañas altaneras envueltas por la niebla de humo de cigarrillo antiguo, con la bufanda de un mar que no huele a nada, salvo a nostalgia, tranquila y quieta, enmarcada en los colores de sus casas bajas, de sus bosques verdes, de sus eternos placeres.

100_6127 100_6128 100_6140 100_6170 100_6197 100_6200 100_6206 100_6213 100_6217 100_6219 100_6221

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s