COMO GUSTÉIS, EN EL VALLE-INCLÁN. SHAKESPEARE EN LAVAPIÉS.

El espíritu del bosque iba y venía por el escenario con una voz envidiable, un moño colosal y unos coturnos de aquí te espero. Blanca como la naca, la naturaleza  movía suavemente sus brazos y cantaba como un arpa o como un gorrión. Y en el bosque de Arden todos jugaban a la bucólica rueda del amor y la libertad . El mundo oscuro y negro que habían abandonado al final les restituye a la sociedad perversa y oscura y ellos, tan felices, pasada la etapa primaveral, recogen el fruto de la fortuna: heredar lo que les corresponde.

En el entreacto, un juego lleno de convenciones y juegos pastoriles, lleno de alusiones a actitudes, pensamientos y saberes pasados y eternos, plagado de juegos al margen de normas y reglas sociales. El bosque de Arden, donde todo puede ocurrir, alberga lo mismo a un pastor ignorante que lo sabe todo de la vida, como a un bufón culto que da mítines filosóficos, ya sabemos que a Guillerno le pirraban los bufones con transfondo.  Lo mismo da el amor sexual, asexuado, bisexual,  homosexual o confundido del todo, que no sé hasta dónde se puede llegar en ese terreno. Hay que amarse y olvidar, relajarse y dejarse envenenar por el ensueño del bosque y volver a la naturaleza, alejándose de la perversa ciudad, del poder, de las rencillas, el odio y los celos.

Pero estos, perseverantes, vuelven a buscarnos, probablemente porque no se puede pervivir para siempre en el sueño de una noche de verano. Tres horas de musical, de belleza visual en el bosque, de alegría, de sorpresas, de bromas, de juegos, largos, muy largos al comienzo de la segunda parte, en la que a mi parecer sobraban ciertos parlamentos  didácticos. La manía de adoctrinar y hacer alarde de retórica, a veces, destroza el ritmo de cualquier trotecillo, incluido el trotecillo de Shakesperare.

Sin reventar el alma de pasión ni de zozobra, jugamos con él, soñamos y despertamos. Una especie de paracetamol a lo bestia, lleno de color y belleza para endulzar la vida de los duques y sus historias, sean de Parma o de Paracuellos del Jarama. Ganar o perder tres horas, ver o no ver. Haced como gustéis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s