SLAVA’S, EN LOS TEATRO DEL CANAL.

Un auténtico espectáculo. No puedo  calificarlo de otra forma. Auténtico en toda la extensión de la palabra: en la tierna y cercana interpretación de la vida, en la magnífica capacidad de expresión y comunicación corporal, en la inmensa frescura, en la fascinación de luz y color, en la cercanía con el público, en el ritmo, en los efectos mágicos, sencillos, pero impresionantes…

Solo escuché una palabra nítida y clara a lo largo de todo el espectáculo: “mamá”. El resto, expresión corporal de payaso de mucho ensayo, mucho amor al trabajo y mucha entrega. La fantasía de quien ha confeccionado el vestuario con la intención, lograda, de que hable al público y transmita sentimientos en los pliegues de un trozo de gamuza amarilla o en el ladeo de un sombrero.

La historia, esta vez triste, de los payasos. Lo cierto es que me pareció que la segunda parte, más poética y misteriosa, era más lenta y mucho más dramática, lo que convirtió justamente en un drama el espectáculo que había comenzado como una fiesta de circo casi tradicional.  Chocante para mí, pero no peor.

El patio de butacas empezó siendo compañero de palmas y risas, ayudante de cabriolas sobre el respaldo de las sillas, aguantador de paraguas mágicos y corredor de telas de arañas pavorosas y terminó  víctima de una ventisca de nieve magnífica e inimaginable: no hacen falta máquinas virtuales ni juegos de ordenador. Todavía, este payaso ruso de muchos años de trabajo, es capaz de crear la ilusión en vivo, en directo, a lo bestia y con elementos casi de la propia naturaleza. El papel, el viento y la luz. Parece que no hace falta más.

Los grandes y los pequeños nos divertimos por igual, jugamos con globos, cantamos, aplaudimos…, tanto, que no había manera de sacarnos de allí, engolfados con el juego final que los payasos compartieron con nosotros.

Parece que la entrega, el trabajo serio y la sencillez son garantía de éxito. Dudo de que alguien que haya visto el espectáculo haya salido de allí sin un sonrisa. Yo no puedo todavía cerrar la boca. ¡Chapeau!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s